Ray Respall Rojas ilustra Villa Beatriz para Lantia S. L.

Villa Beatriz, novela de la autora cubana Marié Rojas Tamayo, que fuera Mención de Honor en el Premio Lazarillo de Tormes, ilustrada por Ray Respall Rojas, Colección Guantanamera, Editorial Lantia S.L.

Villa Beatriz es una novela repleta de magia, fantasía e intertextualidades, destinada a cualquier ávido lector de cero a cien años… Cada capítulo es una historia cerrada, y trae con ella un nuevo personaje, que se va entrelazando con el resto o deja a su paso un objeto que formará parte de próximos eventos. Sus protagonistas varían desde seres humanos hasta barajas del Tarot, un viajero estelar, una ardilla azul, un mascarón de proa, ilustres fantasmas, una marioneta sin hilos, un bactriano, un gato negro experto en astrología, una Sota, un unicornio, un pirata, una curandera, un marinero errante, un hombre de nieve, una oca que quiere transformarse en cisne, mariposas piraña, un dragón poeta, un ictiángel…

Cada uno porta un mensaje sobre el amor, la amistad, la aceptación de lo diferente, la fidelidad, la búsqueda de un sueño, el modo de enfrentar la vida. Los objetos que componen el mobiliario –arpa, barómetro, reloj de cuco, dos agujas de tejer, espejos, un armario…- están vivos y participan en la acción, lo mismo sucede con las plantas que adornan sus jardines. Los lugareños del sitio donde está enclavada la villa, comienzan a interactuar con sus habitantes, con lo cual sus vidas adquieren una nueva dimensión.

El centro de la novela es la casa misma. Sus paredes se encogen, se agrandan, pueden alargarse o bifurcarse para determinados juegos, o eclipsarse a la vista de los curiosos. Sus cuartos se multiplican para dar cabida a todos sin que por fuera se note la diferencia. Tiene una misteriosa torre que nadie sabe a dónde conduce… Dentro de sus predios, el estado del tiempo se rige por el ánimo de sus propietarios: El Mago, La Estrella y La Damita Duende.

Villa Beatriz se transforma, a través de su magia, en hogar y sortilegio protector de criaturas, que de otro modo habrían sido condenadas al olvido.

Disponible en Amazon. 

https://www.amazon.es/Villa-Beatriz-Marié-Rojas/dp/8416849552/

https://play.google.com/store/books/details/Mari%C3%A9_Rojas_Tamayo_Villa_Beatriz?id=6gxaDgAAQBAJ

 

 

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Chihiro en 22 junio, 2017 a las 12:44 pm
    • Responder

    La novela es para ser disfrutada, más que simplemente leída, tiene de todo: magia, humor, amores imposibles, criaturas de leyenda, lecturas del Tarot y del I ching, intertextualidades a múltiples clásicos de la literatura, una casa con personalidad propia que se agranda, se estira o esconde según su voluntad, o la de sus dueños, que para nada son humanos aunque por fuera lo parezcan… Escrita con un lenguaje literario, de altos vuelos, pero fácil de leer y asimilar, por tanto puede ser disfrutada por los lectores de cualquier edad. Para los que no puedan adquirirla en este enlace, hubo una edición hace pocos años por parte de la Casa Editora Abril, tal vez queden ejemplares en algunas librerías nacionales. En la pasada Feria del Libro vi las dos ediciones a la venta en la sede principal.

    • Ildi Radocz en 6 julio, 2017 a las 10:03 am
    • Responder

    La ilustración es bellísima! Debería tener una expocision permanente.

    • Sakura en 8 septiembre, 2017 a las 1:40 am
    • Responder

    Felicidades por haber arribado a las 10000 visitas!!!!

    • Jack Skelington en 30 septiembre, 2017 a las 12:54 am
    • Responder

    Otra bella portada para enriquecer la colección Guantanamera, a cargo de este prolífico pintor cubano. Una novela que debe ser leída, no solo por el aval del prestigioso premio Lazarillo de Tormes.

    • Ricardo R.R. en 7 mayo, 2018 a las 11:17 pm
    • Responder

    ¿Una sirena con alas? No he visto nunca una criatura de esa especie en los libros o bestiarios. Como si fuera poco, su cuerpo es un barco. Genial, de veras, muy original. Conocía la edición cubana, ahora se han superado.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.